La cárcel, un agujero negro para los derechos humanos en Bélgica

Cárcel Bélgica

BRUSELAS.- Condenada en varias ocasiones por el Tribunal de Estrasburgo por las condiciones de sus prisiones y denunciada públicamente por el Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, Bélgica arrastra desde hace décadas un problema de respeto a los derechos humanos en sus cárceles.

“Las instancias internacionales (…) señalan como punto negro la situación carcelaria en Bélgica”, declaró hoy a Efe el responsable belga de la materia de la Liga de Derechos Humanos (LDH), Manuel Lambert.

Bélgica cuenta con 34 prisiones, de las que 16 se encuentran en Flandes (norte), otras 16 en Valonia (sur) y dos en Bruselas (centro). El Gobierno federal es responsable de los centros y las diferentes comunidades de las políticas de reinserción de los presos.

La situación de esos centros ha adquirido especial protagonismo después de que la Fiscalía belga pidiese información a las autoridades españolas sobre las condiciones de detención a las que podrían verse sometidos el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros fugados con él a Bélgica: Antoni Comín, Lluís Puig, Clara Ponsatí y Meritxell Serret.

El Gobierno español ha remitido al Ministerio Público belga un documento de 15 páginas ilustrado con fotografías en el que detalla las posibles condiciones de detención de los afectados.

Parte de la opinión pública española, que no el Gobierno, interpretó que la petición belga estaba fuera de lugar, al disponer España de mejor reputación en la materia.

Sin embargo, otros expertos consideran que el requerimiento podría servirle a la Fiscalía belga para cargarse de argumentos frente a un eventual alegato de los abogados de los cinco políticos catalanes contra las prisiones españolas a las que podrían ser enviados.

“Es bastante inusual como procedimiento, pero las dos interpretaciones son válidas”, explicó a Efe el abogado penalista Pierre Chomé, que no descarta que se trate de una maniobra “preventiva” del fiscal.

Un informe publicado este año por el Consejo de Europa, con datos de 2015, señalaba a Bélgica como el tercer país con más superpoblación carcelaria de los 47 Estados que forman parte de ese organismo con sede en Estrasburgo.

La superpoblación carcelaria media en Bélgica, según ese estudio, es de 127 presos por cada 100 plazas, sensiblemente por encima de los 119,6 internos de España y sólo por delante de Hungría (129,4) y Macedonia (138,2).

Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/Class987fm y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en Venezuela y el mundo.