Brasil cierra semana negra en sus cárceles con al menos cien presos muertos

Brasil cerró hoy una de las semanas más negras de su historia carcelaria con al menos un centenar de reclusos brutalmente asesinados en reyertas en varias prisiones del país, que han puesto en evidencia por enésima vez el caos en el que está sumido el sistema penitenciario.

El último episodio se vivió hoy en una cárcel pública del centro de Manaos, capital del estado de Amazonas, con un resultado de al menos cuatro reos muertos, quienes fueron ejecutados con una violencia medieval por otros presos, un modo de actuar repetido en las masacres registradas esta semana.

No obstante, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB), Epitácio Almeida, elevó la cifra a cinco y comentó que además hay varios desaparecidos.

La improvisación del Gobierno de Amazonas para contener la crisis es un ejemplo del colapsado sistema penitenciario brasileño, el cual acoge a 622.000 presos, un 67,3 % por encima de su capacidad, y está prácticamente dominado por facciones criminales.

La crisis comenzó entre el 1 y el 2 de enero en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj), también en Manaos, cuando miembros de la banda Familia do Norte (FDN) iniciaron una cacería sanguinaria contra integrantes del Primer Comando de la Capital (PCC), la cual dejó 56 muertos.

El episodio supuso la segunda mayor masacre en la historia carcelaria de Brasil tras el ocurrido en 1992 en una Casa de Detención de Sao Paulo, conocida como Carandiru, en la que murieron 111 reclusos.

La sombra de la corrupción también acecha, pues el diario “O Globo” publicó hoy que la empresa privada que se encarga de la administración de muchas de las cárceles de Amazonas donó en 2014 alrededor de 1,2 millones reales (unos 360.000 dólares) al actual gobernador José Melo para financiar su campaña electoral.

En un intento por evitar más motines, el Ministerio de Justicia autorizó hoy reforzar la seguridad en las prisiones de los estados de Amazonas, Rondonia y Mato Grosso con el envío de tropas especializadas y nuevos equipamientos.

En cuanto al estado de Roraima, el Gobierno regional “aún no tuvo contacto con el ministro” Alexandre de Moraes, quien convocó una reunión para el 17 de enero con todos los secretarios de seguridad del país, según un comunicado de la cartera.

escort istanbul istanbul escort istanbul escort bayan

escort sakarya escort edirne escort kayseri escort konya escort ısparta escort bornova