Soplan vientos de cambios en la economía mundial con el proteccionismo de Trump

No ha llegado todavía a la Casa Blanca y, sin embargo, el giro en la política económica que pretende imponer Donald Trump ya empieza a provocar efectos.

Así, Ford Motor, una de las principales multinacionales estadounidenses del sector del automóvil, ha anunciado la cancelación de una inversión de 1.600 millones de dólares destinada a una planta de fabricación en México, prevista desde hacía meses.

La decisión es consecuencia de las amenazas que el presidente electo ha lanzado recientemente a compañías como Ford o General Motors de imponerles sanciones y gravar los carros importados desde el país azteca con aranceles elevadísimos de hasta el 35%.

Abandono forzado

Ford Motor no es la única que toma una decisión como esta ya que recientemente se conoció que Fiat Chrysler Automobiles (FCA) podría suspender las operaciones en México si los aranceles fijados por Donald Trump sobre los vehículos fabricados en el país e importados a Estados Unidos son demasiado altos, dijo el presidente ejecutivo de la compañía, Sergio Marchionne.

Es posible si las condiciones económicas impuestas por el gobierno estadounidense sobre cualquier cosa que entre al país son lo suficientemente altas como para convertir en no económica cualquier producción en México», afirmó Marchionne. «Tendríamos que retirarnos. Es bastante posible».

Al igual que la mayoría de sus pares en la industria, Marchionne aseguró que prefiere esperar y ver cuáles son las propuestas. Asimismo, dijo que FCA está preparada para responder a cualquier política que adopte el Gobierno de Trump.

«Veamos qué pasa tras la llegada del presidente electo Trump y cuál es su posición sobre las importaciones», comentó Marchionne, quien afirmó que podría estar en peligro todo el sector automovilístico mexicano.

Trump agradeció en un mensaje en Twitter a Fiat Chrysler y a Ford Motor por los anuncios de la semana pasada de que harán inversiones en sus plantas en la región central estadounidense.

Críticas del magnate

Toyota también ha recibido criticas parte del magnate tras anunciar en 2015 sus planes para trasladar la producción de su modelo Corolla a México desde Canadá.

El presidente ejecutivo para Norteamérica, Jim Lentz afirmó que Toyota planea ampliar algunas de sus plantas en Estados Unidos durante los próximos cinco años, pero declinó decir si eso impulsará el empleo. Toyota, que da trabajo en la actualidad a 40.000 personas en Estados Unidos, añadió más de 5.000 empleos en el país en los últimos cinco años, indicó.

China entra en el juego

Todo apunta a que la política exterior, de migración, comercial y económica de Donald Trump van a provocar un alejamiento entre EEUU y América latina. Todo el terreno ganado por Barack Obama, sobre todo por el giro en el tema de Cuba, corre el riesgo de revertirse y la pregunta que queda sobre la mesa es qué país o países pueden llenar ese hueco que va a dejar el futuro gobierno de Washington.

Este vacío que va a dejar Trump en la región puede ser ocupado por otras potencias. La que más se está moviendo es China.

La decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico (TPP), un ambicioso tratado comercial que lleva años negociándose, abre la puerta a China para rediseñar el mapa del comercio mundial.

«Si Estados Unidos se va del TPP podría abrir la puerta a China para desarrollar su propia zona de libre comercio en Asia», indican en una nota los analistas de IHS Global Insight.

Varios países, entre ellos Australia, ya han mostrado interés en tratados comerciales alternativos como la Asociación Económica Regional Integral (RCEP), un proyecto parecido al TPP impulsado por China.

El RCEP incluye por el momento a los diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), así como a China, India, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, pero no a Estados Unidos.

También el presidente chino Xi Jinping abogó por profundizar las relaciones comerciales con la región.

En una visita realizada el año pasado en Perú, aseguró que el RCEP podría ser el primer paso de un acuerdo más amplio para construir una gran zona de libre comercio Asia-Pacífico (FTAAP), promovida por Pekín para «continuar nuestra implicación en la globalización económica».

UE no se queda atrás

La «posible política proteccionista» de Donald Trump representa una «excelente oportunidad» para los intereses europeos en América Latina, indicó el presidente de la delegación de la Eurocámara para la región, Ramón Jáuregui, en una carta enviada a la jefa de la diplomacia europea que pudo consultar la agencia AFP.

«La posible política nacionalista y proteccionista para con América Latina que se teme de la nueva administración Trump podría crear una excelente oportunidad para la Unión Europea de implementar una política firme» en la región, dice el eurodiputado español en la misiva cursada el jueves a Federica Mogherini.

Para Jáuregui, los valores y la visión del mundo compartidos entre ambas regiones colocaría a la UE en «buena posición» para aprovechar este «vacío» mediante «el fortalecimiento de los pilares políticos, comerciales, de desarrollo y sociales de la Asociación Estratégica» con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

«Mercosur es un espacio económico de una enorme importancia para Europa», asegura Jáuregui, quien urgió recientemente al ejecutivo comunitario a concluir de «manera urgente» este espacio de libre comercio de 760 millones de personas.

Los sectores de la carne bovina, del arroz y del azúcar, considerados como «vulnerables» para los europeos, pesan en estas negociaciones el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, urgió al Mercosur a «moderar sus expectativas» respecto al acuerdo con la UE.

La carne de res forma parte de los «menos de 10 productos sensibles» para los europeos, reconoce una fuente diplomática del bloque sudamericano, para quien «el acuerdo tiene infinitas ventajas para la UE», en sus sectores industriales, de autopartes o en la industria química, entre otros.

Según esta fuente conocedora de las negociaciones entre la UE, por un lado, y Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, por el otro, 2017 representa una «ventana de oportunidad, no para concluir el acuerdo», sino para «hacer avanzar» y dar tanto «credibilidad» como «irreversibilidad» al proceso iniciado en 1999.

La llegada de Trump al poder podría deteriorar la aproximación entre Washington y La Habana, hecho que representaría «nuevas oportunidades» para los intereses europeos en la isla, según el eurodiputado.

Unidos contra el proteccionismo

Los líderes de Asia Pacífico se comprometieron a combatir el proteccionismo y a evitar guerras cambiarias tras una cumbre ensombrecida por las intenciones comerciales del presidente electo de Estados Unidos Donald Trump.

«Nos abstendremos de la devaluación competitiva, resistimos a todas las formas de proteccionismo y no orientaremos nuestros tipos de cambio con fines competitivos», dice la declaración suscrita por las 21 economías que se reunieron en Lima en la pasada cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

En la declaración final, los líderes de la APEC se comprometieron a «revertir las medidas proteccionistas y distorsionadoras del comercio, que debilitan el comercio y frenan el progreso y la recuperación de la economía internacional». Y también resolvieron «abstenerse de la devaluación competitiva» de sus monedas.

Pero ese acuerdo, entrará en vigor solo si lo aprueba el Congreso de Estados Unidos, lo cual parece improbable con Trump en la presidencia y con ambas cámaras controladas por su Partido Republicano. Sin Washington, no puede aplicarse en su forma actual.

escort istanbul istanbul escort istanbul escort bayan

escort sakarya escort edirne escort kayseri escort konya escort ısparta escort bornova