El Muro de Donald Trump: ¿Discurso o realidad?

En su primera rueda de prensa tras la victoria electoral, el presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump ratificó que construirá  un muro en la frontera con México.

Trump, quien es proclamado este viernes como Presidente de Estados Unidos,  afirmó recientemente: «Vamos a construir el muro».  Y aseguró que el trámite, que durará un año y medio, se negociará con México y contará con la aprobación del Congreso.

«México va a pagar por el muro, ya sea con impuesto o pagos», insistió.

Esta semana el magnate inmobiliario concedió una entrevista a la cadena Fox y en ella reiteró que México reembolsará el pago por el muro. «De alguna manera, México nos va a reembolsar por el muro».

En respuesta a quienes afirman que no cumpliría su polémica promesa, Trump dijo: «El muro  tendrá una «tremenda y hermosa puerta, que evitará  la entrada de drogas y de personas que en algunos casos hacen mucho daño».

En respuestas a estas afirmaciones el presidente mexicano Enrique Peña Nieto dijo que «por supuesto» que su país no pagará la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

Durante una reunión de los embajadores y cónsules de México, Peña Nieto señaló que es evidente que su país tiene «algunas diferencias con el próximo gobierno de los Estados Unidos, como el tema de un muro que por supuesto no pagará».

Resulta evidentemente complicado que México alguna vez acepte lo que sería visto como un gesto humillante y políticamente venenoso para cualquier gobernante de esa nación: girar un cheque a Estados Unidos para que Trump financie una obra que los mexicanos interpretan como una bofetada contra ellos.

Y entonces, ¿cómo haría Trump ?

En agosto de 2015, la campaña del entonces precandidato republicano Donald Trump hablaba de algunos mecanismos indirectos «de pago».

Entre ellos se planteaban las siguientes:

-Un recaudo indirecto de fondos para el muro:

-Decomisar las remesas que los mexicanos envían a sus familiares cuando este dinero proviene de sueldos obtenidos trabajando como indocumentados.

-Aumentar los costos de las visas otorgadas a mexicanos.

-Incrementar las tarifas para el otorgamiento de tarjetas para el cruce fronterizo, que según Trump, son usadas por cerca de un millón de mexicanos cada año y que -dice- son la fuente para que muchos se queden de forma ilegal.

-Discurso o realidad no se sabe, soló queda aguardar a que el nuevo Presidente tome posesión para ver si se trató de solo demagogia o por el contrario, si en verdad Trump cumplan su promesa de erigir un muro que divida ambos países.

Habrá que esperar si Trump, una vez instalado en la Casa Blanca, pueda poner en marcha este proyecto o si el mismo se quede como recuerdo de su polémico discurso con el que el ganó la presidencia de Estados Unidos.

escort istanbul istanbul escort istanbul escort bayan

escort sakarya escort edirne escort kayseri escort konya escort ısparta escort bornova