Carlos Alaimo: El G4 tiene que dejar de usurpar a la MUD

“La Mesa de la Unidad Democrática no ha tenido la altura y la capacidad para interpretar las necesidades de los venezolanos”, así lo afirmó el líder del Voluntariado “Pasión por Maracaibo”, Carlos Alaimo, quien se mostró preocupado porque en el diálogo con el Gobierno Nacional no se ha visto ningún avance ante la crisis que vive el país.

El médico y empresario expresó sus cuestionamientos a la integración y conducta de la MUD acompañado de su equipo encabezado por Marco Rivero, Orlando Alí Calderón, Oscar Alí Moncayo, Ángel Peña, Eudo Troconis, Marcos Díaz, Freddy Araujo, Gustavo Ochoa y además por una parte de estructura parroquial: Alejandro Orozco, José Palencia, Nohemí Padilla, Dilia Hernández, Jorge Valconi, Carlos Atencio, Thaliani Benedetti y Ezequiel Díaz, entre otros.

Alaimo, exige a la MUD una reestructuración inmediata, porque es antidemocrático que el G4 (Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular) sean quienes la controlen, impidiendo que la oposición sea representada por la sociedad civil, gremios, ONG y los 5 partidos políticos regionales que actualmente tienen fuerza sobre los partidos nacionales.

Para Alaimo, es muy grave cuando líderes de la oposición venezolana dentro de la MUD, dicen que hay gente de la oposición que está negociando con el gobierno. “El G4 es el culpable de que el diálogo no haya alcanzado las metas establecidas, basta de negociar a espaldas del pueblo venezolano, mientras este atraviesa por tantas necesidades” afirmó.

La crisis avanza

“Mientras más lento sea el proceso del diálogo, mientras más tardío sean los resultados aumenta el desempleo y los venezolanos se están muriendo de hambre y enfermos en las puertas de los hospitales”, puntualizó el médico y empresario.

Considera que debe haber un diálogo extendido más allá de la MUD. “El país necesita de un gran diálogo, en el cual participen diversos sectores de la sociedad venezolana como trabajadores, empresarios, comerciantes, profesionales y técnicos, universidades, además de, ex magistradosy abogados que pueden aportar sus conocimientos legales, como una forma de unir esfuerzos y capacidades para atacar la crisis”, expresó.

Carlos Alaimo manifestó que: “Pasión por Maracaibo pertenece a la Mesa de la Unidad Democrática, pero no somos focas, no aceptamos imposiciones y somos críticos cuando observamos que los líderes o grupos de la oposición atentan contra la voluntad de los venezolanos”.

El deseo de cambio

Según Alaimo66% de los venezolanos no se identifican con ningún partido político, según lo revelan los estudios de Datanalisis. “Es lamentable que el G4 usurpe al 100% de los venezolanos que anhelan un cambio, cuando ellos, no interpretan su sufrimiento ante la crisis. No representan a un alto porcentaje de la sociedad”.

“El 90% de los venezolanos quieren un cambio de gobierno, la Unidad debe saberlo interpretar y proponerle un transición constitucional creíble, mientras eso no suceda y se sigan equivocando, el Gobierno se sigue atornillando en el poder”, manifestó.

Ante esta situación, la MUD no puede ser un ente electoral que solo esté pendiente de los procesos, concesiones y repartos que se pueden hacer a través de Gobernaciones y Alcaldías. “Desde la Mesa de la Unidad Democrática debe existir una Unidad real, con innovación y creatividad para construir un proyecto país que hoy no existe”.

Presión de calle y elecciones

El líder del Voluntariado “Pasión por Maracaibo” afirmó que el movimiento que representa asistirá a la marcha convocada este 23 de enero, sin embargo, condicionó que su participación se dará siempre y cuando sea una marcha constitucional y unitaria, sin partidos aislados y que se respete la participación de todos los partidos políticos.

Consideró que esta marcha es necesaria, para exigir que se cumplan las fechas que el Consejo Nacional Electoral estableció para las elecciones regionales y las municipales. “Debemos marchar y exigir al Consejo Nacional Electoral las fechas que anunció para este año. No existe ningún impedimento para que no se realicen”.

Para Alaimo, la calle no se debió abandonar, la protesta se debió administrar y manejar para que el país y el mundo vea que el 90% de los venezolanos no estamos de acuerdo con lo que sucede con el país.

“El diálogo junto a una diversa y real unidad, debe ser fuerte y sobre todo, debe ir acompañada con la presión de calle, para que el Gobierno Nacional respete la Constitución Nacional y el derecho de todos los venezolanos” dijo Carlos Alaimo.

escort istanbul istanbul escort istanbul escort bayan

escort sakarya escort edirne escort kayseri escort konya escort ısparta escort bornova