Nicolás Maduro es el responsable de la crisis de salud pública en el país

La Asamblea Nacional y la Fundación Juan Germán Roscio realizaron este viernes el Foro: Crisis Humanitaria: Salud en Tiempos de Revolución, el cual contó con la participación como ponentes de los diputados Dinorah Figuera (Unidad-Aragua), Manuel Olivares (Unidad-Vargas), el profesional en medicina, doctor Julio Castro y la ciudadana Susana Álvarez, actividad realizada en el Salón Francisco de Miranda del Palacio Federal Legislativo.

La diputada Dinorah Figuera, durante su participación, informó que a través de la Asamblea Nacional se han denunciado actos de corrupción en el área de salud y recordó que en el año 2014, los equipos de radio terapias en todo el territorio nacional presentaban 70% de fallas por el poco mantenimiento, trayendo como consecuencia que los  pacientes oncológicos no pudieran ser atendidos.

Figuera rechazó la «indolencia» del Gobierno Nacional ante la situación de crisis que existe en la salud pública ya que, a su juicio, no está garantizada como un derecho que tienen todos los venezolanos.

Aseveró que el Estado venezolano en el año 2016 invirtió 1,4 % del Producto Interno Bruto en el ámbito de salud, añadiendo que Venezuela aparece como el país en poseer los primeros índices en América Latina en materia de mortalidad materna y embarazo temprano.

La representante de la Unidad en el estado Aragua, reiteró la lucha contra la “indolencia” por parte del Gobierno sobre el tratamiento del derecho a la salud. Ante ello hizo un llamado de unión para  enfrentar un modelo político “fracasado”.

Por su parte el diputado José Manuel Olivares (Unidad- Vargas) presidente de la Subcomisión de Salud de la AN, informó que Venezuela es el país con mayor mortalidad por cáncer en Latinoamérica, debido a la actual crisis que vive la nación.

El parlamentario señaló que la primera causa de muerte de niños hasta los 14 años es el cáncer, agregando que los indicadores reflejan que las mujeres en Venezuela son víctimas del cáncer de mamas más que otra enfermedad.

Olivares, a través de unas gráficas, mostró imágenes del deterioro de la infraestructura hospitalaria en varios hospitales del territorio nacional. “No es posible que hayan filtraciones de aguas negras en los quirófanos, animales dentro de las salas y cualquier cantidad de insalubridades. Nuestros niños recién nacidos duermen en cajas de cartón frente a la mirada indolente de las autoridades”.

Señaló que hay un déficit de 98% de ambulancias, asegurando que esto trae como consciencia que los pacientes puedan morir en el camino hacia el hospital.

Asimismo dijo que el gobierno niega el problema de la difteria, enfermedad que tenía 24 años erradicada en el país, pero que en el año 2016 hubo 50 fallecidos por este mal. En los primeros 2 meses del año 2017 se han registrado dos fallecidos, advirtió.

Ante esta situación, Olivares dijo que el único responsable de la crisis humanitaria es Nicolás Maduro. “Nicolás Maduro es doblemente responsable, porque profundizó la crisis a niveles de muerte y se niega a permitir que llegue alivio a las familias venezolanas. Esta actitud es repudiable y representa una violación abierta a los derechos humanos de todos los venezolanos”.

La profesional de la medicina Susana Álvarez compartió con los presentes su testimonio, contó la pérdida de su hija de 5 años hace 8 meses a consecuencia de un cáncer.

Al respecto indicó que la muerte de su hija no se debió a la falta de tratamiento pero sí al retraso del diagnostico, ya que este jugó un papel determinante en el desenlace final del caso.

Desde ese entonces, se dedica a trabajar con las madres del Hospital J.M. de los Ríos para ofrecer ayuda y consuelo.

“Mi hija murió de cáncer en el J.M de los Ríos. Con conocimiento de causa puedo decir que la situación de ese hospital es terrible, pero no es la más grave. El Hospital Pastor Oropeza, el Algodonal o el Universitario, están peor”, comentó.

Subrayó que el hospital J.M. de los Ríos funciona gracias a la dedicación de los médicos y de las familias.

Álvarez destacó: “es una terrible muestra de indolencia que no hayan dólares para comprar medicamentos o reparar los equipos para el diagnóstico. El cáncer no espera, si no lo tratas, la enfermedad avanza y  el desenlace es fatal”.

Julio Castro, médico y  profesor de la Universidad Central de Venezuela, presentó un informe detallado sobre la situación de salud en el país. “Nuestro sistema de salud está raspado y nuestros índices describen a un país hundido en la pobreza”, indicó.

Castro señaló que “89% de los hospitales del país tienen un servicio intermitente de agua, 50% de los pabellones no funcionan, 34% de las camas totales permanecen inoperativas y 92% de la nutrición hospitalaria es inadecuada. Esto quiere decir que nuestros pacientes comen una sola vez al día o reciben una dieta que no responde a su condición de salud”.

Detalló que en los últimos 25 años no se ha construido un nuevo hospital en el país y que la bonanza petrolera no se tradujo en mejoras de las condiciones de salud.

-Los índices actuales de mortalidad materna son similares a los de 1964, retrocediendo en esa materia 52 años y en cuanto a la malaria el país que ha regresado hasta el siglo 17, apuntó el especialista médico.