Llegó lo que se esperaba; escrito por Luis Barragán

Luis Barragán /

Inevitable apartar un poco de tiempo para escribir, avanzadas las horas. Los artículos 333 y 350 constitucionales obligan al esfuerzo ciudadano por restituir una democracia, por cierto, desde hace un buen rato en franca agonía.

Referido por  María Corina Machado, habida cuenta de la doble sentencia del  TSJ, lo que vemos es el resultado del diálogo que nunca fue tal. Y es el momento de aplicar inmediatamente la Carta Democrática.

Además, ella y Vente Venezuela lo advirtieron con tiempo. Se trata de una dictadura y, como toda que se ha perfeccionado, cuenta con los tinterillos de ocasión, como también se ha tratado de la crisis humanitaria y, en fin, de toda la situación, la amarga situación que incluye hechos como los de no haber reemplazado a tiempo a los magistrados-express del TSJ ni a los rectores del CNE que llevaron al deliberado fracaso del revocatorio y postergan infinita y  descaradamente los comicios regionales.

A tempranas horas del 30 de los corrientes, previamente comprometidos en alentar la iniciativa, tuvimos ocasión de compartir la presentación de la novena edición de la Revista Electrónica de Investigación y Asesoría Jurídica de la Asamblea Nacional.  Luego de las palabras de presentación que  el Dr. Alexander Espinoza – director de la publicación – dispensó, junto al suscrito, supimos de la disertación los doctores Jhenny Rivas (UCAB), Armando Blanco Guzmán (UMA),   Alejandro Gallotti (UCAB) y José Lejed Cona (UCV): en medio de los acontecimientos en curso, fue un extraordinario intercambio de ideas que redundaron en las características del actual régimen, pero – lo más importante – igualmente en las generosas perspectivas que se abren para la reconstrucción del país y de su democracia, afincada también en una promoción generacional de juristas que aportarán al Estado Constitucional que merecemos. Empero, nos satisfizo constatar que están plenamente conscientes que ese Estado Constitucional debemos ganarlo, comenzando por la inmediata superación de la presente dictadura.

Por consiguiente, cursando horas decisivas para la vida nacional,   se impone una inmensa tarea cívica. La movilización ciudadana que permita de nuevo, andar el camino hacia una efectiva transición democrática, la cual arranca con la aplicación de la Carta Democrática para que los venezolanos acudamos a una cita que es con la historia.