Retirada de embajador de Perú no implica ruptura de relaciones con Venezuela

Pedestrians walk in front of the Venezuelan Embassy in Lima 29 June, 2001. Peru has recalled its ambassador from Venezuela, Prime Minister Javier Perez de Cuellar announced today in a move that came a day after Venezuelan President Hugo Chavez announced a recall of his ambassador from Lima in the wake of last week's capture in Venezuela of former Peruvian intelligence chief Vladimiro Montesinos. AFP PHOTO/ALEJANDRA BRUN Frontis de la Cancilleria de Venezuela, en Lima el 29 de junio de 2001. Los gobiernos de Venezuela y Peru se encuentran envueltos en una polemica en torno a la captura del ex-asesor Vladimiro Montesinos, cuya paternidad reclaman la policia de ambos paises. Venezuela y Peru han retirado a sus embajadores en los respectivos paises. AFP PHOTO/ALEJANDRA BRUN

Lima, 31 de marzo.- La retirada definitiva del embajador de Perú en Venezuela, tras la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de asumir las competencias del Legislativo, “no implica” la ruptura de relaciones diplomáticas bilaterales, informó a Efe un portavoz de la Cancillería peruana.

La fuente indicó que la embajada peruana en Caracas “sigue abierta”, aunque ahora a cargo del encargado de negocios, Carlos Rossi.

A inicios de marzo, Perú había llamado a consultas a su embajador en Venezuela, Mario López Chávarry, y “con la nueva situación” en ese país “se tomó la decisión de retirarlo definitivamente”, remarcó.

“Esto implica que no va a volver el embajador López bajo ninguna condición”, enfatizó el portavoz antes de reiterar que, sin embargo, no existe una ruptura de relaciones bilaterales, “incluso si Venezuela pide retirar a su embajador en Perú como contramedida.”

La fuente precisó que la decisión “implica bajar el nivel de las relaciones” bilaterales y dijo que cuando se solucione el problema, Perú “tendrá que designar a otro” embajador en Caracas.

El Gobierno de Perú anunció hoy el retiro definitivo de su embajador en Venezuela, tras señalar que la decisión del Tribunal Supremo es una “arbitraria medida que violenta el Estado de Derecho y constituye una ruptura del orden constitucional y democrático en la República Bolivariana de Venezuela”.

Anunció, además, que “ha iniciado consultas con países miembros de la Organización de Estados Americanos para que, en el marco de la Carta Democrática Interamericana, se adopten con la mayor urgencia las medidas que correspondan ante la evidente ruptura del orden constitucional y democrático en Venezuela.”

“Dicha ruptura es incompatible con las normas del sistema interamericano”, concluyó.

EFE