El director del grupo funerario Monteblanco manifestó que todos los ciudadanos deberían tener un servicio de previsión, debido a que estas son una inversión baja que a futuro generará un costo alto en las empresas para ayudarlos con los servicios funerarios.

Villalobos destacó que los venezolanos no manejan información sobre cómo deben prepararse para la pérdida de un familiar, pero a su juicio es importante que lo hagan.

REGIÓN ANDINA

Uno de los directores electos en la asamblea XIII de Asoproinfu, Miguel Cañas, se refirió a la región que representa en este caso la andina, definió la situación del sector funerario como complicada.

Cañas informó que en el caso del Táchira, existen mucho el contrabando de urnas y los altos precios de los ataúdes.

Los carpinteros que se encargaban de hacer muebles para los hogares dejaron de invertir porque ya los andinos no compran eso sino comida y por ello se han dedicado a la fabricación de urnas por ser algo necesario.


Las urnas más económicas en la región andina son las de fibras de densidad media (MDF) y la más costosa es la de metílica, aseguró el director. “No se ven con frecuencia urnas de madera en las funerarias, esto para evitar altos costos en los servicios”.

En cuanto a las urnas de metal, el empresario explicó que se valoran en 1 millón 200 mil bolívares actualmente y las de MDF en un millón de bolívares.

Según Cañas, la previsión funeraria en la región andina está en el peor momento por la crisis económica. Los seguros funerarios han excluido servicios, ya no hay servicios de cementerio, vehículo de acompañamiento, solo velación.

El cierre de las funerarias se realiza a las 9:00 p.m por seguridad, ya no hay refrigerios o comidas como se hacía antes (como sopas), solo se mantiene el café, el te y si acaso un desayuno para los familiares. El servicio por lo general se ubica en 2 millones 500 mil.

En el caso de la región andina no existen funerarias municipales.

REGIÓN ORIENTAL

Eduardo Rivera, de Capilla y Previsiones “El Ángel”, representante de la región oriental y exdirector de Asoproinfu, informó que en Sucre solo hay dos fábricas de ataúdes y pequeñas carpinterías que se dedican a la producción de urnas artesanales para apoyar en la demanda de las funerarias.

A su parecer, es poca la producción que se realiza para la cantidad de fallecidos en el oriente del país; todo esto es debido al aumento semanal de la madera, los clavos, la pintura, las telas, lo cual hace que el precio de las urnas aumente.

De acuerdo al exdirector, la previsión familiar está en quiebra porque mantener una cotización no resulta suficientes para esas empresas por lo cambiante de la economía, y a juicio de Rivera no existe un servicio funerario económico por el costo de los ataúdes que sobrepasan el millón de bolívares.

“No sólo la economía contribuye al aumento, sino que afecta la reparación de los vehículos funerarios, no hay traslados nacionales por no estar en condiciones, el Gobierno no ha hecho un plan para apoyar a las empresas que brinda apoyo a la comunidad”, comentó.

El empresario detalló que solo en dos ciudades del oriente hay crematorios: Maturín y Puerto La Cruz. Y reveló que el trámite de documentación lleva dos días y es algo engorroso.

El MDF es el material que lleva la batuta también por ser el más accesible.

Eduardo Rivera, representante de Carúpano – estado Sucre – Exdirector de Asoproinfu (Foto: Richard Tineo)

Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.