Baile de debutantes de París, ¿tradición o anacronismo?

Las gemelas de Julio Iglesias o la hija de Jean-Paul Belmondo son algunas de las elegidas para presentarse este sábado en sociedad en el baile de debutantes de París, una tradición que cada otoño reúne a las herederas de la élite mundial y que busca modernizarse para sobrevivir.

Baile de debutantes de París

Los bailes de debutantes se remontan al siglo XVIII, cuando el rey Jorge III del Reino Unido celebró una fiesta en honor a su mujer, la reina Carlota, con el fin de instruir a las jóvenes en la vida social.

En ese contexto, una debutante era una joven en transición de niña a adulta que era presentada por sus padres como casadera. No en vano, debía vestir un traje de novia blanco, aunque esta costumbre cambió en el baile parisino cuando se incorporaron jóvenes de Oriente, donde el color blanco está reservado al luto.

Aunque dicho evento se sigue celebrando, además de en Inglaterra, en Viena o en Estados Unidos, su versión francesa, Le Bal, se ha popularizado en los últimos años y es hoy considerado por la revista Forbes como uno de los eventos sociales más esperados del año.

LE BAL 2019

El baile parisino, que desde 2015 recauda fondos para varias causas benéficas centradas en las mujeres o la infancia, celebra en esta edición su 25 aniversario con veinte participantes, todas de entre 16 y 22 años de edad.

El hotel Shangri-La de París contará con descendientes de las personalidades más influyentes de la nobleza, como la italiana María Carolina de Borbón Dos Sicilias, hija mayor de los duques de Castro, o la argentina Alexia de Poligny, cuyos hermanos harán de ‘cavaliers’ (parejas de baile) para las Iglesias.

También de la música, como Cristina y Victoria, hijas de Julio Iglesias, o del cine, como Stella Belmondo, hija del actor Jean-Paul Belmondo, y Shunaya Kapoor, hija de una de las mayores estrellas de Bollywood.

Año tras año, la organizadora del evento desde su primera edición en 1994, Ophélie Renouard, selecciona e invita tanto a un limitado número de chicas, a las que las grandes casas de alta costura parisinas visten para la ocasión, como a sus «cavaliers» (parejas de baile).

«La sociedad que representa el baile ya no existe, solo se contempla la opción chica acompañada por chico. Cambiar eso sería un paso adelante hacia la realidad social del siglo XXI», explica a Efe Marina Fernández, directora de comunicación de la Escuela Internacional de Protocolo.

Unos estándares de los que Le Bal intenta desvincularse modernizando su imagen, centrándose más en la moda y la prensa rosa, reivindicando el empoderamiento de la mujer e incorporando cada vez más nacionalidades entre sus participantes.

Este año, once debutantes no son europeas.

«Ahora, con Facebook y otras redes sociales, las debutantes no necesitan hacer una presentación en sociedad. Le Bal es más bien el inolvidable momento de su debut en la alta costura y los medios de comunicación», señala la organización del evento en su página web.

«La razón de ser hoy en día de este tipo de bailes es crear marca para las debutantes, pero sobre todo para las firmas de alta costura que las visten», dice Fernández.

Baile de debutantes de París

El evento, añade, supone un escaparate para las grandes marcas y se engloba en su estrategia de comunicación, tanto para su público objetivo, el que compra sus vestidos, como para uno más aspiracional, que no puede permitirse la ropa, pero sí perfumes o productos de cosmética.

EFE/SPLL

escort istanbul istanbul escort istanbul escort bayan

escort sakarya escort edirne escort kayseri escort konya escort ısparta escort bornova