domingo, febrero 5, 2023
29 C
San Carlos

Orquesta Sinfónica de Carabobo, 46 años de historia

 Con un magistral legado formado por el maestro José Calabrese, la Orquesta Sinfónica de Carabobo (OSC) arribó a su 46° aniversario brindando momentos únicos e inigualables de música a todo el pueblo carabobeño que se complace en tener como patrimonio cultural a tan reconocida institución.

Con motivo de la celebración de este acontecimiento, el pasado 27 de octubre la OSC realizó un concierto en íntimo para disfrutar con familia y amigos estos 46 años de trayectoria en el estado formando y potenciando músicos, para Venezuela y el mundo; apostando siempre por el talento nacional y por el crecimiento artístico de cada persona que pasa por esta filarmónica.

Para esta ocasión tan especial, las instalaciones del Hotel Hesperia WTC Valencia fueron el escenario perfecto para recibir la orquesta dirigida por el maestro José Carmelo Calabrese, quien con arreglos realizados junto al maestro Miguel Quinteiro presentó al público “La leyenda de Zelda Ocarina del tiempo”, banda sonora del reconocido videojuego publicado en el año 1998 por Nintendo, una pieza única para deleitar a los presentes.

En la actividad, también anunciaron el relanzamiento de la Sociedad de Amigos de la Orquesta, una fundación que tenía muchos años sin ver la luz.

Un legado para todo un estado

“Más que una responsabilidad, es un honor poder estar al frente de una institución tan importante como lo es la OSC. Es una gran alegría porque yo crecí y me formé en el seno de la orquesta; entonces poder estar con tantos compañeros, con tantos maestros a los que vi desde pequeño y además también tener la oportunidad de formar a las nuevas generaciones de músicos que están con nosotros es algo que realmente no tiene nombre”, expresó el maestro José Carmelo Calabrese al referirse a su puesto actual en la orquesta como representante del legado que su padre le dejó a este pueblo carabobeño.

La OSC representa una entidad, representa un todo en la sociedad; no solo se trata de un lugar para aprender a tocar un instrumento, sino que va mucho más allá, es una pasión y un estilo de vida que te define como ser y que te educa para la vida.

Es por esta razón que para el maestro Calabrese como director, su misión principal es seguir construyendo y aportando herramientas positivas que ayuden a mantener en pie la institución; es entregar ese amor en cada pieza, en cada presentación; es brindar a la sociedad algo rico que cultiva historia, que cultiva a quien se forma en su escuela, manteniendo siempre la esencia de su padre.

“Nos sentimos muy contentos por todo lo que hemos logrado y pensamos que en este momento estamos en un punto muy bueno gracias a las alianzas maravillosas que hemos formado”, indicó.

También agradeció a los talentos que se han unido al programa académico, logrando una plantilla de más de 200 estudiantes comprendidos entre niños, adolescentes y adultos, además de contar con el programa de atención y estimulación musical dirigidos a niños con síndrome de Down, siendo éste uno de los mayores retos, pero también el que genera más emoción al ir desarrollándolo.

Alianzas de crecimiento

Las situaciones difíciles siempre llegan a quienes buscan mantenerse en el tiempo. Sin embargo, está en la templanza del ser el seguir adelante y no dejarse vencer. Para la OSC, no fue la excepción, y aunque llegaron la migración de muchos músicos y la pérdida de personas importantes, la institución siempre se mantuvo de pie y actualmente cuenta con el apoyo de empresas públicas y privadas con las que han fortalecido alianzas para beneficio de todos quienes forman parte de la filarmónica.

Entre las alianzas que podemos destacar está la que poseen con el Hotel Hesperia WTC desde el año 2019 gracias al señor José Rodríguez, presidente del hotel, ya que dentro del lugar se encuentra la sede artística y académica para la formación de los estudiantes.

También señaló que gracias a la pandemia, ellos como institución pudieron fortalecerse en la virtualidad concretando alianzas estratégicas con academias internacionales en países como Colombia, Brasil y los Estados Unidos, y una de las alianzas más importantes es la que mantienen con el maestro Samuel Vargas, reconocido músico venezolano residenciado en los EE.UU. A su vez, estas alianzas permiten que la formación de los jóvenes estudiantes sea más completa al poder contar con profesores internacionales que les imparten clases de manera virtual para un beneficio mayor en términos culturales, artísticos y musicales.

Las generaciones de relevo


“Cuando quieres mantener algo en el tiempo tienes que innovar, buscar eso que no has hecho aún; y cuando tienes un legado de 46 años como nosotros es cuando te preguntas cuáles son esos valores que podemos agregar a la sociedad, ¿y qué más que formando una generación de relevo que serán los músicos del mañana?”, dijo con entusiasmo el maestro Calabrese.

Por esta razón nació en el año 2019 el programa académico “Programa de Fundación Musical Maestro José Calabrese”, con el objetivo fundamental de formar las generaciones de relevo de la orquesta, los nuevos músicos de Carabobo y de Venezuela.

Actualmente la OSC cuenta con una matrícula de más de 200 estudiantes, quienes de tres maneras (modalidad virtual, master class y clases presenciales) se preparan para ser los músicos del mañana.

En ese sentido, Ricardo Villegas, profesor de clarinete del programa de formación musical, comentó sobre los programas que manejan para la formación académica de los chicos, empezando porque elijan un instrumento de su preferencia para luego ir desarrollando ese don artístico, pues con disciplina y constancia se puede lograr el dominio del mismo.

A su vez, la profesora Joyce Medina precisó que para la formación de los chicos no es necesario que posean un conocimiento previo de la música, ya que ellos les dan una capacitación completa para impulsar esos talentos. “Sin apoyo no podemos llegar lejos y por esto nosotros brindamos las herramientas, enseñamos el lenguaje y sus términos, la introducción al arte de la música, entre otros, para que ellos poco a poco vayan enamorándose de todo lo que la música tiene para ofrecer”.

Del mismo modo invitaron a toda la colectividad carabobeña a unirse a la Orquesta Sinfónica, a las instituciones a pertenecer a la fundación para que juntos puedan seguir construyendo un patrimonio que será llevado por los músicos del mañana.

“Un país se forma por la cultura, el arte y la música; sin esos tres no podemos vivir y es a lo que apostamos”.

(Franny Cordero)

Via: Notitarde

Ultimas Noticias