martes, abril 16, 2024
36.5 C
San Carlos

Las imágenes ganadoras del World Press Photo 2023

Mejor foto del año: bombardeos sobre mujeres y niños

En la serie «La Batalla por Mariúpol» (The Siege of Mariupol), el fotoperiodista ucraniano Evgeniy Maloletka documenta los efectos de la guerra de agresión rusa, con una mirada muy cercana a las personas y sus destinos. Aquí, Iryna Kalinina es evacuada de una clínica de maternidad bombardeada. Su bebé, al que llamó Miron («paz»), nació muerto. Iryna murió también, 30 minutos después.

Temor, espera, optimismo

El fotoperiodista Evgeniy Maloletka muestra no sólo muerte y destrucción, sino también espacio para el miedo y la esperanza. En un refugio de Mariúpol, Zhanna Goma (derecha) y sus vecinos resisten, mientras la guerra hace estragos en el exterior.

Historia del año: pura desesperación en Afganistán

El fotógrafo danés Mads Nissen nos recuerda el sufrimiento de la población de Afganistán bajo el régimen talibán. Aquí, Khalil Ahmad muestra su cicatriz. Sus padres vendieron su riñón para alimentar a sus diez hijos. Desde el hundimiento de la economía en Afgánistan, el tráfico de órganos ha aumentado dramáticamente.

Mejor proyecto a largo plazo: escasez de agua en Asia Central

En sus imágenes, la fotógrafa armenia Anush Babajanyan aborda un tema que recibe poca atención fuera de Asia Central: las consecuencias del cambio climático y la lucha por el agua en la región del seco mar de Aral. Pero Babajanyan no sólo muestra la lucha por la supervivencia, sino también la resistencia y el ingenio de la gente. Aquí se ve a tres mujeres en una fuente termal.

La solidaridad se desvanece

En su proyecto a largo plazo, Anush Babajanyan también documenta cómo cuatro países asiáticos sin acceso al mar -Tayikistán, Kirguistán, Uzbekistán y Kazajstán- se pelean por el suministro de agua en tiempos de crisis climática. La frágil estabilidad y el equilibrio entre los países se desmoronan cada vez más

​​​​​​​Mejor fotografía de formato abierto del año: una población amenazada

Los habitantes de Al Max, un barrio de Alejandría, han vivido durante generaciones como pescadores con, sobre y junto al agua. Ahora están siendo realojados. El motivo: la subida del nivel del mar. Pero, sobre todo, el Estado quiere espacio para nuevos inmuebles e inversiones. El fotógrafo egipcio Mohamed Mahdy ha retratado a la fuerte comunidad de Al Max en una página web con imágenes y texto

Ultimas Noticias