lunes, mayo 27, 2024
22.8 C
San Carlos

Costo de kit para tratar accidentes ofídicos asciende a los $680

En Venezuela, cerca de siete mil mordeduras de serpientes venenosas fueros reportadas por el investigador Alexis Rodrigues en un trabajo denominado “Envenenamientos por mordeduras de serpientes en América Latina y el Caribe”, en 2011, publicado por el Instituto Clodomiro Picado, Facultad de Microbiología de la Universidad de Costa Rica.

Sobre este último registro por casos de mordeduras se le atribuyen en un 85 por ciento a las Mapanares; en tanto que el 12 por ciento son por las Cascabeles; mientras que el dos por ciento es causado por las Corales y el uno por ciento es por Cuaima Concha de Piña.

Cabe destacar que en el país solo hay un laboratorio (Biotecfar), que se encarga de elaborar un suero antiofídico polivalente para las especies Cascabel y Mapanare.

Es de referir que el costo de cada kit, contentivo de cinco ampollas, asciende a los $USD 680, informa el representante de la Ong conservacionista Fundación Vivarium, Alexander Puerta, durante un conversatorio de prevención del accidente ofídico que tuvo lugar en la Unidad Territorial Agrícola (UTA) Carabobo ubicada en Valencia.

Cabe recalcar que en el territorio nacional no se elabora suero antiofídico de la especie Coral, pese a ser un ejemplar que se encuentra en el país y, que el año pasado un caso fue reportado por su mordedura o. Agrega que en lo que va de 2023 se han añadido tres más, siendo una de los venenos más letales.

En estas situaciones, la citada empresa asociada al Centro de Biotecnología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela (UCV), puede obtener los biológicos para su aplicación a través de convenios internacionales. Indicó que países como Brasil, Costa Rica y Colombia lo elaboran.

“Lo ideal es que la atención se preste en las próximas cuatro horas, tiempo en el que debe ser aplicado el suero antiveneno para evitar complicaciones, cuyas dosis dependerá de la graduación del envenenamiento que le indique el médico”, según explica.

La escala por emponzoñamiento se clasifica en leve, moderada o grave y la aplicación de uno o cinco kits dependerá de ello en el menor tiempo posible.

Lo que sí y lo que no hacer ante su presencia

Ahora bien, ante dicho panorama incierto, hace énfasis en dos puntos neurálgicos para evitar muertes por envenenamientos ofídicos como lo son la prevención y una interesante y accesible propuesta de un proyecto (banco de suero) para el común denominador en el país.

El naturalista insiste en qué para evitar ser mordido por estos reptiles que existen en la tierra desde hace 80 millones de años, es necesario entender su comportamiento natural y lo que se debe y no hacer ante la presencia de ellos.

Mitigar los riesgos comienza por mantener el orden en los espacios, explica que a las serpientes les atrae el desorden que es el ambiente donde suelen resguardarse. Aunque este tipo de accidentes suelen ocurrir en un 85 por ciento en zonas rurales, no están exentas las zonas urbanas, con un 15 por ciento de probabilidades.

De hecho, ha habido hallazgos de especies (Coral) en áreas no habituales, pero que por acciones del hombre con la invasión de espacios verdes a través de la construcción o levantamiento de ranchos improvisados, los ofidios se han visto desplazados a otros lugares.

Recuerda a los trabajadores del campo y visitantes que “si nos sabemos desenvolver en su hábitat, tenemos gran probabilidad de no resultar mordidos. El 75 por ciento de los accidentes suceden en los pies y las piernas, por eso es necesario un calzado adecuado”.

Mantener la grama cortada, tomar la precaución de limpiar los alrededores antes de tomar los frutos por ejemplo, reduce en un 12 por ciento las probabilidades de ser mordidos en las manos, brazos y antebrazos.

Por extensión, se aplica a no recostarse del suelo sin previamente revisar, evitando entre 12 y 15 por ciento accidentes en el cuello, cabeza y pecho.

En los casos de recibir una mordida no es recomendable manipularlas, ni siquiera muertas.

Señala que la cacería aumenta su potencialidad ponzoñosa así como también aceptar que estos animales tienen su ciclo de vida y, por tanto a sus depredadores naturales. Todos contribuyen a mantener las especies en control como los roedores que consumen. Y entender que todas las relaciones se basan en el respeto.

Tampoco tiene efecto rociar algún combustible o la creolina sobre los alrededores de una vivienda o cualquier terreno, en todo caso el amoniaco o cuerno de ciervo es la sustancia que puede repelerlas. …En la próxima entrega conocerás sobre un factible proyecto respecto a un banco de suero que ha venido promocionando la fundación ambientalista que busca consolidar un centro de rescate y rehabilitación de fauna silvestre.

Ultimas Noticias