martes, mayo 28, 2024
24.5 C
San Carlos

Barrancos en Marte sugieren que agua podría volver a fluir

Los barrancos y canales que cortan los lados de los cráteres del planeta Marte pudieron haberse formado con el agua del deshielo de la superficie y el subsuelo del planeta rojo, según un estudio liderado por la Universidad de Brown (Rhode Island, Estados Unidos).

El estudio, cuyas conclusiones se han publicado en la revista Science, se ha centrado en los barrancos marcianos, muy parecidos a los barrancos de los Valles Secos de la Antártida, que están causados por la erosión del agua procedente del deshielo de los glaciares. 

Modelo de simulación de Marte

El equipo construyó un modelo que simulaba las condiciones necesarias para que Marte se calentase por encima de las temperaturas de congelación, provocando el deshielo del hielo de la superficie y del subsuelo marciano.

Así, descubrieron que cuando Marte se inclina sobre su eje hasta 35 grados, la atmósfera se vuelve lo suficientemente densa como para que se produzcan breves episodios de deshielo en los lugares donde hay barrancos. 

Después, compararon los datos de su modelo con períodos de la historia de Marte en los que se cree que los barrancos de la región Terra Sirenum del planeta se expandieron rápidamente cuesta abajo desde puntos elevados, un fenómeno que no podría explicarse sin la presencia ocasional de agua.

«Sabemos que al principio de la historia de Marte hubo agua corriente en la superficie, así como valles y lagos», apunta Jim Head, geólogo en Brown.

«Hace unos 3.000 millones de años, toda esa agua líquida se perdió, y Marte se convirtió en lo que llamamos un desierto hiperárido o polar. Aquí mostramos que después de eso y en el pasado reciente, cuando el eje de Marte se inclina 35 grados, se calienta lo suficiente como para derretir la nieve y el hielo, devolviendo el agua líquida hasta que las temperaturas bajan y se congela de nuevo», explica.

Periodos de deshielo intermitentes

El estudio arroja luz sobre cómo se formaron estos barrancos, la altura a la que empiezan a erosionarse, la fuerza de la erosión y hasta dónde se extienden por la ladera de los cráteres.

Según teorías anteriores, los barrancos marcianos se formaron por la escarcha de dióxido de carbono, que se evapora del suelo y provoca el deslizamiento de rocas y escombros por las laderas. 

La altura de los barrancos hizo que muchos científicos pensaran que el agua de deshielo de los glaciares tenía que estar implicada, pero demostrarlo ha sido difícil porque las temperaturas suelen rondar los 70 grados bajo cero.

Los resultados del nuevo estudio sugieren que la formación de barrancos se debió a periodos de deshielo y a la evaporación de las heladas de CO2 en otras épocas del año. 

Además, según los investigadores, es probable que este fenómeno se haya repetido de manera intermitente a lo largo de los últimos millones de años, siendo el más reciente hace unos 630.000 años.

Afirman que si había hielo en los barrancos de las zonas que analizaron cuando el eje de Marte se inclinó unos 35 grados, se habrían dado las condiciones adecuadas para que el hielo se derritiera porque las temperaturas subieron por encima de los cero grados centígrados (273 grados Kelvin).

¿Regreso de zonas localizadas de agua líquida?

El trabajo vuelve a plantear la cuestión fundamental de si podría existir vida en Marte, y es que, tal y como se conoce en la Tierra, la vida va ligada a la presencia de agua líquida, y con el tiempo, Marte volverá a inclinarse 35 grados, según los investigadores, lo que permitirá que vuelvan a fluir zonas localizadas de agua líquida.

La existencia de agua de deshielo en Marte en un pasado relativamente reciente habría facilitado el desarrollo de organismos, por lo que la investigación ofrece también una nueva e interesante perspectiva sobre el potencial de vida en Marte.

 Si nos remontamos a los Valles Secos de la Antártida, la vida permanece en una especie de estasis cuando no hay agua líquida disponible. No es inconcebible que algo similar pueda estar ocurriendo también en Marte.

«¿Podría haber un puente, si se quiere, entre el Marte cálido y húmedo de los primeros tiempos y el Marte que vemos hoy en términos de agua líquida?», dice Head. «Todo el mundo está siempre buscando entornos que puedan ser propicios no solo para la formación de vida, sino para su preservación y continuación».

«Cualquier microorganismo que pudiera haber evolucionado en el Marte primitivo va a estar en lugares donde pueda estar cómodo en el hielo y luego también cómodo o próspero en el agua líquida».

Por ese motivo, los autores subrayan la importancia de estudiar estos barrancos en las futuras misiones de exploración en Marte. 

FEW (EFE, Universidad de Brown, Science Alert)

Ultimas Noticias