sábado, mayo 18, 2024
24.7 C
San Carlos

La bendición vaticana de parejas homosexuales: una sensación

Poco antes de Navidad, cuando el trabajo en el aparato vaticano ya se está ralentizando, el Vaticano permite expresamente, con la aprobación del Papa, una bendición eclesiástica para las parejas del mismo sexo.Para los expertos, es una gran sorpresa. «¡Dios nunca rechaza a nadie que se dirige a él!», dice la declaración del Vaticano. 

En lenguaje vaticano se habla oficialmente de «bendecir a las parejas en situación irregular y a las parejas del mismo sexo». Como «situaciones irregulares» se consideran, por ejemplo, las de parejas en las que al menos uno de los cónyuges estuvo casado antes por la Iglesia sin que este matrimonio fuera luego anulado, o en las que uno de los dos cónyuges fue antes sacerdote o miembro de una orden religiosa.

Directrices estrictas para diferenciar el matrimonio

Para evitar cualquier impresión de igualdad con el matrimonio entre un hombre y una mujer, que es un sacramento para la Iglesia, el Vaticano impone muchos requisitos: la bendición no debe tener lugar durante un servicio religioso, no debe parecerse a un matrimonio, y no debe estar asociada con la celebración de un matrimonio civil ni el registro de una unión civil.

En consecuencia, la valoración de la sorprendente declaración romana es variable en Alemania. Muchos critican las numerosas restricciones, otros la consideran una sensación. Entre ellos se encuentra, por ejemplo, el sacerdote de Múnich Wolfgang Rothe, de 56 años, con un doctorado en derecho canónico y otro en teología. Rothe ha estado involucrado en los últimos años en el movimiento «Out in Church«, que pide que la Iglesia trate de manera diferente la homosexualidad de sus fieles y empleados.

Dadas las muchas restricciones y condiciones para posibles bendiciones, la sensación «no es tan grande», dice Rothe a DW. Pero «es la primera vez que el Vaticano corrige expresamente una decisión que él mismo tomó», celebra. «Cae la doctrina hasta ahora válida de no corregirse nunca, de no cambiar nunca una doctrina, de no reconocer nunca que se estaba equivocado. Se ha abierto una grieta en una pared».

El teólogo alude a que el Vaticano había descartado estrictamente bendecir las relaciones homosexuales en 2021. Eso fue hace solo dos años. Sin embargo, el movimiento «Out in Church” en Alemania y otros países no había cedido.

PUBLICIDAD

Diferentes posiciones en Polonia, África o América Latina

La acogida de la Declaración del Vaticano muestra la diversidad de la Iglesia católica en el mundo. En algunas regiones, la perspectiva de que el Vaticano considere posible una bendición para las parejas del mismo sexo es tan sensacional como escandalosa.

Rothe señala países europeos como Polonia, así como regiones de África y América Latina, «que no solo tienen un liderazgo políticamente más conservador, sino también líderes eclesiásticos conservadores». Especialmente en relación con estas regiones de la Iglesia universal, es importante que la declaración del Vaticano «lleve la firma del propio Papa. Esto es bastante inusual en este tipo de declaraciones», afirma el teólogo.

El documento fue escrito por el relativamente nuevo prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe y principal teólogo del Papa, el cardenal Víctor Fernández. Un compatriota argentino de Francisco.

El Papa Francisco (izq.) con el Cardenal Víctor Fernández (der.).
El jefe de la Iglesia y su teólogo principal: el Papa Francisco (izq.) y el Cardenal Víctor Fernández (der.).Imagen: FILIPPO MONTEFORTE/AFP/Getty Images

La firma del Papa muestra que al texto se le otorga «un estatus doctrinal muy alto”. En este tema, es algo ciertamente necesario, porque la tendencia en muchos países del mundo es «más bien opuesta”. La homosexualidad todavía es perseguida en más de 60 países en todo el mundo. Así que, como declaró el cardenal de Múnich Reinhard Marx, este paso puede parecer pequeño para los católicos en Alemania, «pero para algunos en la Iglesia universal es enorme».

Uno de los jóvenes teólogos católicos más respetados de Alemania, el dogmático Michael Seewald, que enseña en Münster, habló de la «innovación más significativa desde el final del Concilio Vaticano II en 1965» con respecto al desarrollo de las enseñanzas religiosas y morales de la Iglesia. «Si bien la doctrina oficial de la Iglesia calificaba hasta ahora las prácticas homosexuales como un pecado grave y opinaba que nada bueno podía salir de las parejas del mismo sexo, ahora la perspectiva ha cambiado», dijo a la prensa alemana.

Los observadores consideran que aún está por verse si el Papa Francisco formulará decisiones similares sobre otros temas de la iglesia el próximo año. En su evaluación, el cardenal Marx también habló del hecho de que la enseñanza sexual católica en su conjunto debe desarrollarse más y abandonar el estilo de moral prohibitiva.

(rml/ers)

Ultimas Noticias