domingo, febrero 25, 2024
25 C
San Carlos

Virginia Woolf: 5 libros que no puedes dejar de leer de esta memorable autora

Nacida en 1882, Virginia Woolf es una de las plumas más laureadas de la literatura británica. De La señora Dalloway a Orlando, pasando por Un cuarto propio, su edificante obra está atravesada por sus firmes reivindicaciones feministas y por una libertad inaudita. En 1941 falleció, dejando tras de sí un extraordinario legado literario. Repasamos algunas de sus mejores obras, que a nadie dejan indiferente.

Las 5 mejores obras de Virginia Woolf


La señora Dalloway (1925)

En La señora Dalloway, la acción se concentra en el espacio de un solo día de junio de 1923. Fue en esta novela donde Virginia Woolf exploró en profundidad lo que ha venido a denominarse escritura automática, un formidable estilo literario con el que la escritora deja fluir su pluma al ritmo de los pensamientos de sus personajes. El resultado es una narración tan difusa que mezcla el estilo directo con el indirecto, y que algunos encontrarán disuasoria.

La señora Dalloway es Clarissa, una aristócrata inglesa de 51 años que se instala en Londres pocos años después de la Gran Guerra. En este libro, que inicialmente iba a llamarse Las horas, la protagonista prepara una fiesta en su casa, pero se ve abrumada por sus recuerdos, de modo que su presente se ve salpicado por diversos episodios de su pasado, reseña Vogue.

Orlando (1928)


Publicada en 1928, Orlando es una asombrosa biografía que ha sido objeto de múltiples interpretaciones. La novela se inspira en la historia familiar de la poetisa y novelista Vita Sackville-West, amante de Virginia Woolf. 

La historia tiene lugar durante el reinado de la reina Isabel en Inglaterra. En ella, un joven lord inglés que sueña con ser poeta pasa sucesivamente de un siglo a otro y de un género sexual a otro, encontrándose en sus aventuras con las figuras más reputadas de la historia de la literatura inglesa.

Hoy en día, Orlando es un clásico de la literatura feminista, ya que explora con enorme libertad las nociones de género y emancipación, con una protagonista que huye de su primera vida para explorar otras con una facilidad inédita: recorre sin contratiempos tres siglos en su perpetua búsqueda de la libertad, como la propia Virginia Woolf.

Un cuarto propio (1929)


Ensayo pionero del pensamiento feminista, «Un cuarto propio» es sin duda una de las obras más famosas de Virginia Woolf. Aunque muy breve, aborda  la situación de las mujeres en lo que respecta a la creación artística. Desde la suposición de que William Shakespeare tenía una hermana con el mismo talento para la escritura que él, Woolf argumenta de forma convincente por qué, por el mero hecho de ser mujer, ella no podría haber desarrollado esa capacidad tal como lo hizo su hermano. Woolf sostiene que las mujeres necesitan una «habitación» propia para explorar su poder creativo.

Las olas (1931)

Las olas es uno de los mayores logros literarios de Virginia Woolf. Historia de iniciación donde las haya, sigue los pensamientos de un grupo de amigas desde la infancia hasta la edad adulta en una atmósfera teñida de la característica melancolía de la obra de la escritora. 

Las «olas» son diálogos interiores que se suceden, como estas, en calma o en tempestad. El oleaje refleja las emociones humanas, que avanzan y se repliegan como las mareas: no puede haber metáfora más bella.

Las olas está considerada la novela más experimental de Woolf, ya que en ella la autora lleva a lo más alto los rasgos de su estilo, en particular de la escritura automática. Una reflexión sobre la comunidad y la individualidad, con seis narradores diferentes cuyos monólogos se ven interrumpidos por descripciones del oleaje entre el amanecer y el atardecer.

Diario de una escritora (1915 – 1941)

El Diario de una escritora de Virginia Woolf es de lectura obligada para todos los aficionados al género de las memorias, en los que las autoras revelan sus diferentes procesos de escritura. La obra revela a la escritora británica bajo un prisma diferente: se retrata como una mujer muy autoexigente, soñadora y aplicada a la vez, sin caer jamás en el victimismo.

Fue su marido, Leonard Woolf, quien revisó los diarios de su esposa tras su muerte. De sus 26 volúmenes seleccionó todos los pasajes relacionados con su trabajo como escritora. 

“También he incorporado otros tres tipos de extractos. Primero, pasajes en los que ella hace un uso muy claro de su diario como instrumento con el que practicar o poner a prueba el arte de escribir. En segundo lugar, pasajes que, sin estar relacionados directa o indirectamente con su obra, he considerado pertinente incluir en esta selección, y que dan al lector una idea del impacto inmediato que ciertas escenas o personas le provocaron. Por último, una serie de pasajes en los que comenta los libros que está escribiendo”, escribe Leonard, refiere Vogue.

Ultimas Noticias