viernes, febrero 23, 2024
36 C
San Carlos

¿Por qué están tan enfadados los agricultores alemanes?

Tractores circulando por las calles de la capital y atascando los cruces de las autopistas: estas son escenas que resultan más familiares en la vecina Francia. Pero los agricultores alemanes han vuelto a mostrar su fuerza en las últimas semanas.

Los manifestantes empezaron a tomar las calles a finales de diciembre, después de que el Gobierno de centro-izquierda anunciara que planeaba poner fin a las subvenciones al combustible y a las subvenciones fiscales a los vehículos agrícolas.

Tras la protesta de los agricultores, Berlín dice que eliminará gradualmente las subvenciones al combustible en un plazo de dos años y mantendrá las exenciones fiscales para los tractores. Sin embargo, esta rebaja parcial no ha satisfecho a los manifestantes.

¿Cómo le va al sector agrícola alemán?

La subida de los precios de los alimentos ha beneficiado recientemente a los agricultores alemanes. Según la asociación alemana de agricultores, la DBV, el agricultor medio a tiempo completo obtuvo 115.000 euros de beneficios en 2022/23, lo que supone un aumento del 45 por ciento en sólo dos años.

La agricultura es una ocupación ardua y de jornada completa. En su informe, la DBV señala que los ingresos no son especialmente altos en comparación con los de las carnicerías o panaderías.

Además, las granjas suelen emplear a otros miembros de la familia no asalariados. Sin embargo, incluso cuando se tiene esto en cuenta, los beneficios medios siguen pareciendo saludables en comparación con el salario medio en Alemania.

Las subvenciones estatales al gasóleo ahorran a una granja a tiempo completo varios miles de euros al año, sólo una pequeña parte de esos beneficios.

Joachim Rukwied y Cem Özdemir se dirigen a los manifestantes en Berlín.
Joachim Rukwied (i), de la asociación de agricultores alemanes, y el ministro de Agricultura, Cem Özdemir, han instado a los agricultores indignados a que no dejen que las protestas se les vayan de las manos.Imagen: Fabian Sommer/dpa/picture alliance

¿Qué importancia tiene la agricultura alemana?

La agricultura no es lo primero que viene a la mente cuando se piensa en Alemania, potencia industrial. La agricultura sólo genera algo menos del 1 por ciento del PIB del país, menos que en Francia, al oeste, y Polonia, al este.

Sin embargo, el país es líder del mercado de la UE en leche, carne de cerdo y papas. Y, en la última década, Alemania ha aumentado su cuota de mercado en muchos otros tipos de productos.

¿Por qué los recortes previstos han desatado tal reacción?

Según Karsten Hansen, de la Asociación Alemana de Productores Lecheros (BDM), las protestas «van mucho más allá de las exenciones fiscales a los vehículos». El anuncio de los recortes en las subvenciones fue sólo la gota que colmó el vaso, afirma.

Aunque la agricultura alemana parece floreciente a primera vista, el panorama es más matizado si se examina más de cerca. Los beneficios varían mucho según el tipo de empresa agrícola, la región o el tamaño de la explotación.

Desde hace más de una década, el número de agricultores en Alemania disminuye a un ritmo superior al 1 por ciento anual. La mayoría son pequeñas explotaciones.

Mientras el Gobierno alemán intenta tapar un agujero de 17.000 millones de euros (18.600 millones de dólares) en su presupuesto para 2024, muchos agricultores sienten que se espera que ellos asuman una carga desproporcionada.

PUBLICIDAD

¿Existe alguna salida?

El eurodiputado ecologista Martin Häusling afirma que la agricultura necesita adaptarse al cambio climático tanto como otros sectores. Pero pide más diálogo entre los responsables políticos y los agricultores sobre la mejor manera de avanzar.

«Los agricultores no pueden prescindir del combustible de un día para otro. No puedo hacer que un tractor funcione con electricidad de un día para otro. El proceso de transformación tiene que estar mucho más financiado y apoyado», afirma el eurodiputado verde.

El especialista en política agraria Thomas Herzfeld culpa a los anteriores ministros de agricultura de intentar preservar el sistema existente durante demasiado tiempo.

«Cada vez queda menos tiempo para cumplir los objetivos climáticos. La presión para aplicar la transformación de forma mucho más radical y rápida no va a hacer más que aumentar», declaró a DW el director del Instituto Leibniz de Desarrollo Agrícola en Economías en Transición (IAMO).

(gg/rml)

Ultimas Noticias