domingo, febrero 25, 2024
25.9 C
San Carlos

Exclusiva Forbes: Empresarios de EE.UU. invertirán en petróleo venezolano

– Según la revista Forbes, un grupo de empresarios estadounidenses visitó Venezuela esta semana con el objetivo de renovar el sector petrolero del país, según una fuente presente en las reuniones.

Los inversionistas estadounidenses se reunieron con representantes de Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa), la empresa petrolera estatal, así como con empresas privadas locales.

La delegación incluía a Harry Sargeant III, el empresario petrolero radicado en Florida que ha sido una figura clave para unir los intereses comerciales estadounidenses y el crudo venezolano.

El grupo está introduciendo “inversores con un alto apetito por el riesgo y operadores de clase mundial” en los campos petroleros venezolanos, dijo Sargeant en una entrevista.

Desde que se aliviaron las sanciones petroleras en octubre, comerciantes y ejecutivos de petróleo de todo el mundo han acudido en masa a Venezuela, reduciendo el fuerte descuento de su crudo. Sin embargo, todavía hay muchos obstáculos en el camino de los compradores estadounidenses, ya que la mayoría de las sanciones financieras persisten.

El 12 de enero se hizo público que Global Oil Management de Sargeant firmó un acuerdo para comprar seis cargamentos de asfalto de 95.000 barriles a PDVSA.

«Creemos que el esquisto estadounidense está en su séptima entrada», dice Sargeant, «por lo que necesitaremos petróleo barato de otro lugar». La ventaja relativa de Venezuela es que gran parte de la infraestructura ya está construida, incluso si necesita urgentemente inversión para recuperar la producción. También cuenta con las mayores reservas del mundo: 303 mil millones de barriles de petróleo, según BP.

Los crudos particulares de Venezuela también tienen una gran demanda por parte de las refinerías de la Costa del Golfo, que eran los compradores tradicionales. Las sanciones occidentales a Rusia han ejercido presión sobre este sector, mientras que el crudo pesado canadiense se está redirigiendo hacia el oeste, hacia el Pacífico.

Chevron es actualmente la única gran petrolera estadounidense que opera en Venezuela. Otros han intentado llenar el vacío dejado por el capital norteamericano. Las empresas europeas han intervenido en la búsqueda de petróleo y gas natural: Repsol, Eni, Maurel et Prom y Shell. En el sector también actúan intereses indios, rusos y chinos.

Un nuevo entendimiento común

El presidente Hugo Chávez (1999-2013) había lanzado una ola de nacionalizaciones, implementando una ley de hidrocarburos que esencialmente reservaba el sector para el Estado. Después de su muerte, el presidente Nicolás Maduro continuó al principio con su legado.

Venezuela empezó a recibir capital extranjero en condiciones diferentes. Ya en 2018 vimos uno de los primeros pasos, cuando Sargeant llegó a un acuerdo para recuperar campos a cambio de una participación de casi el 50%. El proyecto quedó en suspenso debido a las sanciones estadounidenses introducidas en enero de 2019.

El gas natural es otro ejemplo. Shell y la Compañía Nacional de Gas de Trinidad operarán juntas un campo marino frente a la costa oriental de Venezuela. Inusualmente, el Estado no tendrá control directo.

Por otro lado, las empresas petroleras estadounidenses favorecen mayoritariamente al Partido Republicano y, por tanto, su interés en Venezuela podría cambiar la actitud de una futura administración.

Bajo el presidente Donald Trump, la Casa Blanca llevó a cabo una agresiva campaña de cambio de gobierno, intentando asfixiar a Venezuela hasta que el presidente Maduro saliera del poder.

La administración Biden ha comenzado a cambiar el enfoque , argumentando que está negociando con Caracas para producir elecciones libres y justas a cambio de eliminar las sanciones. Esto llevó a la liberación de prisioneros , entre ellos diez ciudadanos estadounidenses y múltiples figuras políticas venezolanas.

Después de la reciente visita, se podría esperar que ambas partes en Washington DC favorezcan alguna forma de compromiso con Venezuela. Esto cambia la perspectiva de riesgo para los inversores y comerciantes de petróleo; una victoria republicana en 2024 no significará necesariamente un regreso al conflicto con el presidente Maduro.

Ultimas Noticias