Los inversores activistas de Amazon pierden su pulso contra la compañía

La junta anual de accionistas de Amazon se ha ido convirtiendo en los últimos años en un molesto trámite para los directivos del gigante del comercio electrónico y la computación en la nube. Durante años, manifestantes protestaban en Seattle fuera del local de celebración de la junta mientras dentro algunos portavoces aireaban sus propuestas y quejas ante los directivos. Con la pandemia, las juntas han pasado a ser telemáticas, pero las protestas continúan.

En la celebrada este miércoles, el motivo de las protestas no ha sido el pobre comportamiento de sus acciones, que han caído el 36% en lo que va de año. Ni una escrupulosa evaluación del trabajo del nuevo mandamás de la tecnológica, Andy Jassy, casi un año después de relevar a Jeff Bezos. El origen de la incomodidad está en las 15 resoluciones presentadas por accionistas de la compañía para mejoras en materia de transparencia, condiciones de trabajo y políticas de diversidad, entre otros temas. La empresa ha rechazado ese número récord de puntos en el orden del día y ha ganado el pulso.

El secretario del consejo de administración de Amazon ha ido anunciando durante la junta que todas las propuestas externas iban siendo rechazadas una por una, aunque sin facilitar en ese momento los resultados de las votaciones. Tradicionalmente, incluso tratándose de votaciones no consultivas, un apoyo del 30% o del 40% suele llevar a las empresas a adoptar algún tipo de política para mejorar en los aspectos planteados.

En la junta del año pasado, una propuesta para realizar una auditoría sobre discriminación racial logró un apoyo de más del 44% de los votos emitidos en la junta. La compañía ha encargado finalmente dicho informe a la exfiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, así que una resolución en el mismo sentido fue retirada este miércoles del orden del día.

En la junta de este año destacaban las propuestas en materia laboral, después de que un grupo de trabajadores de un centro de distribución de Amazon en Staten Island (Nueva York) consiguiera sobreponerse a las presiones de la compañía y se sindicase por primera vez en el seno del gigante. La victoria se convirtió en un símbolo nacional, pero unas semanas después Amazon despidió a media docena de jefes de ese centro de trabajo por no haber sabido abortar el nacimiento del sindicato.

Una larga lista de propuestas

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

SUSCRÍBETE

Las prácticas laborales de Amazon han sido objeto de críticas con frecuencia. Precisamente Angelika Maldonada, líder del exitoso sindicato en Staten Island, ha defendido este miércoles una propuesta para examinar la posición de la empresa “sobre los derechos fundamentales de libertad de asociación y negociación colectiva”. “La dirección de Amazon ha malgastado millones de dólares en consultores antisindicales y el tiro le ha salido por la culata”, ha dicho Maldonada. “Vaya pérdida de tiempo y dinero. Otras empresas de éxito respetan los derechos de sus trabajadores y su libertad de asociación”, ha añadido. Isaiah Thomas, trabajador de un almacén de Alabama, ha señalado que los almacenes de Amazon son “dramáticamente más peligrosos” que los de otras compañías para trabajar, al defender una propuesta para mejorar las condiciones de trabajo en esos centros.

Christian Smalls, que consiguió sindicalizar un almacén de Amazon en Staten Island, tras la votación el pasado 1 de abril.
Christian Smalls, que consiguió sindicalizar un almacén de Amazon en Staten Island, tras la votación el pasado 1 de abril.ANDREA RENAULT (AFP)

Pero había todo tipo de propuestas. Una relativa a los materiales de empaquetado, otra sobre condiciones de seguridad en el trabajo, otra para que se realice una auditoría de diferencias salariales por género y raza, sobre información fiscal, donativos… y un largo etcétera. El consejo de la empresa razonaba en su página web el porqué de su oposición a cada una de las propuestas, o su apoyo a las que el propio consejo proponía.

A pesar de que esos puntos de mejora de la gestión y el gobierno corporativo han sido derrotados, varios de ellos han sido apoyados por fondos de pensiones y otros grandes inversores institucionales. Amazon es un valor muy popular en las carteras de gestores que se dejan guiar por criterios ESG, que hacen referencia por sus siglas en inglés a temas medioambientales, sociales y de gobernanza. Ese tipo de inversores son más exigentes en estas materias y los temas laborales preocupan a muchos de ellos.

Los accionistas también votaban un generoso paquete de retribuciones que incluye 348 millones de dólares (unos 325 millones de euros al cambio actual) en incentivos en acciones para el nuevo consejero delegado, Andy Jassy, y otros dos directivos. Algunos inversores consideran que la estructura de esas retribuciones no estaba alineada con los intereses de la empresa y no solo han votado en contra de esos sueldos, sino que también han votado contra la reelección de los consejeros que forman parte de la comisión de retribuciones. Pese a ello, la junta ha aprobado tanto los sueldos como la reelección de todos los consejeros.

Los accionistas también han votado a favor de la reelección de E&Y como auditores del grupo y del desdoblamiento (split) de las acciones, cuya subida en Bolsa ha llevado a que valgan cada una 2.135 dólares, incluso después del recorte reciente. Ahora, cada acción se dividirá en 20, con la vigésima parte de valor. Ese precio más bajo hace al valor psicológicamente algo más atractivo para pequeños inversores. Económicamente, la medida no tiene impacto real, pero el anuncio fue recibido en marzo con fuertes ascensos en Bolsa.

Victoria medioambiental en la junta de Exxon

Los accionistas de Exxon Mobil respaldaron este miércoles una propuesta que exige a la compañía más información sobre el medioambiente, de modo que la empresa debe mejorar sus informes sobre sus emisiones y el impacto en el cambio climático.
Alrededor del 52% de los accionistas votaron a favor de la publicación de un informe auditado que evalúe cómo el plan de la Agencia Internacional de la Energía para alcanzar unas emisiones globales netas cero en 2050 afectaría a los estados financieros de Exxon, según explicó la compañía con sede en Irving (Texas) en su junta anual de accionistas. La votación de todas las demás propuestas se realizó de acuerdo con las recomendaciones del consejo de administración, informa Bloomberg. El año pasado, la misma propuesta no alcanzó la mayoría, con un 49,4% a favor.