Partidos políticos perfilan estrategias para elecciones en Cataluña

Madrid/Barcelona.- Los partidos políticos comenzaron a perfilar ya sus estrategias de cara a las elecciones regionales catalanas del 21 de diciembre, en las que las alianzas pre y postelectorales juegan una baza fundamental para el sector independentista y para los constitucionalistas. Ante la cercanía de los comicios y la situación extraordinaria que vive la política catalana, con varios miembros del cesado Gobierno catalán en prisión y su expresidente, Carles Puigdemont, puesto a disposición judicial en Bruselas, las formaciones soberanistas reunieron a sus comités este fin de semana para decidir cómo concurrirán a las urnas.

La estrategia por parte del Partido Demócrata Europeo de Cataluña (PDeCAT, centroderecha independentista), formación de Puigdemont, pasa por una lista unitaria encabezada por el presidente cesado, quien ya se postuló para liderarla en los últimos días, aunque hace meses aseguraba que no repetiría como candidato en otras elecciones, informó Efe.

En esa lista, según dijo la coordinadora del partido, Marta Pascal, tienen que figurar también «todos los presos políticos», en referencia al los exconsejeros del Gobierno catalán, incluido el exvicepresidente Oriol Junqueras, encarcelados de manera preventiva el pasado viernes por los supuestos delitos de rebeldía, secesión y malversación de fondos públicos usados para la organización del referendo del 1 de octubre.

«No será sencillo materializarla, pero por nosotros no quedará», aseguró Pascal, quien invitó a los diversos partidos independentistas a «ponernos de acuerdo todos, porque el bien a preservar es la dignidad de nuestro país y los presos políticos».

Sin embargo, sus antiguos socios en el Gobierno autonómico catalán, Esquerra Republicana (ERC), con quienes forman la coalición Junts pel Sí (JxSí), mantienen la idea de una lista transversal, que incluiría a todas las formaciones soberanistas catalanas, y beneficiaría a sus aspiraciones electorales. Entre esas formaciones entraría la coordinadora nacional de Cataluña en Común, que ya ha descartado esa fórmula, al considerar que diluye la defensa de las políticas sociales que quieren impulsar.

«Creemos que Cataluña no se merece más plebiscitos. La experiencia que tenemos con las listas unitarias es que a veces solamente sirven para seguir con recortes sociales», señaló en rueda de prensa Elisenda Alamany, portavoz de la coordinadora izquierdista.

La lista transversal por la que apuesta ERC pasaría también por la participación de la formación antisistema CUP, que apoyó desde el inicio el proceso independentista y presionado a los líderes de JxSí para intensificar sus acciones, y que por ahora no ha decidido si concurrirá o no a las elecciones regionales.

También los partidos constitucionalistas se plantean la posibilidad de alcanzar acuerdos para intentar construir un gobierno sólido que haga frente a los independentistas. Es el caso del gubernamental Partido Popular (PP, centroderecha), cuyo vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, apeló a una alianza entre su partido, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el principal en la oposición en España, y los liberales de Ciudadanosque se debería alcanzar «antes o después de las elecciones».

Ganar el Gobierno regional catalán al independentismo es la gran apuesta de Ciudadanos, que aspira a conseguirlo con el apoyo de los socialistas (PSC) y populares catalanes (PPC). «Hoy es posible vencer al independentismo y los partidos constitucionalistas deben apoyar a la fuerza más votada», dijo el portavoz de Ciudadanos en el Parlamento catalán, Carlos Carrizosa.

El único que todavía no se ha pronunciado al respecto es el PSOE, cuyo secretario general, Pedro Sánchez, remarcó, que la única solución al problema de Cataluña se encuentra en la «vía política» y no en la penal. Consideró que los comicios autonómicos ayudarán a solventar la crisis si están basados en «la unión y la reconciliación, que encarna el candidato socialista, Miquel Iceta.

Los sondeos publicados en la prensa española, concretamente en los diarios La Razón y La Vanguardia, este último de Cataluña, dan una victoria al independentismo aunque sin alcanzar la mayoría absoluta. Ambos se realizaron entre los días 30 de octubre y 3 de noviembre, fechas inmediatamente posteriores a la declaración unilateral de independencia hecha por el Parlamento regional el pasado viernes en un voto secreto, con el hemiciclo semivacío por ausencia de la oposición, sin alcanzar la mayoría de dos tercios que exige el reglamento de esa cámara y con la opinión jurídica de los letrados parlamentarios en contra.

Las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el Gobierno español como parte de las medidas que ha adoptado para restaurar la legalidad en esa comunidad autónoma, estarán marcadas también por la tensión social generada por los últimos acontecimientos.

Cientos de personas se concentraron en varias ciudades de esa región con carteles solicitando la libertad de todos los encarcelados, incluidos Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, responsables de las organizaciones independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) Y Òmnium Cultural, respectivamente.