martes, octubre 4, 2022
22.6 C
San Carlos

César Aldana: Pagábamos a los trocheros para pasar de un país a otro

Por: Francisco Aguiar

Desde el 2018 me he dado a la tarea de escribir artículos sobre el fenómeno migratorio de mi país (a la fecha he escrito 52), pero no me había atrevido a escribir sobre los caminantes venezolanos que atraviesan 6 países, incluso más, para llegar a Estados Unidos, porque mi historia migratoria es otra (estoy radicado en Cartagena – Colombia, no en la mencionada nación norteamericana). Sin embargo, en cuanto me enteré de la llegada de César Aldana – paisano y excompañero de trabajo – a Orlando – Florida quise hacerle una entrevista, vía WhatsApp, para que, desde su experiencia, me contara lo que vivió en su travesía y así lo hice. Sin más que agregar, los dejo con la entrevista: 

Francisco Aguiar: ¿Cómo fue tu preparación para emprender el viaje de San Carlos, Cojedes, hacia Estados Unidos?

César Aldana: Primero me informé, vi tutoriales del viaje que quería realizar y le comenté a unos amigos que también querían lo mismo. Nos capacitamos un mes antes del viaje subiendo el Cerro Barreto Méndez, trotábamos a la cinco de la mañana… hicimos eso pues sabíamos que debíamos enfrentarnos a la selva de Darién.

FA: ¿Cómo fue la parte inicial de tu viaje, es decir, la que te llevó al corazón de centro América?

CA: Cuadramos con un señor que nos cobró 40 dólares a cada uno – mis compañeros de viaje eran cuatro – hasta la frontera, hasta San Cristóbal. Le pagamos a un trochero para pasar a Cúcuta; pagamos 5 dólares por persona. Al llegar a Cúcuta nos montamos en una guagua que nos dejó en el terminal. De allí compramos, en 85 mil pesos, el pasaje hasta Medellín, hasta el terminal del norte de Medellín y luego pagamos un pasaje, en 90 mil pesos, hasta Necoclí – Antioquia. En Necloclí salimos con un contacto, un traficante de personas… le pagamos 250 dólares para que nos transportara, en lancha, hasta Carreto – Panamá. (No llegamos hasta Capurganá, que viene siendo la entrada al tapón del Darién, para atravesar la selva mucho más rápido). Pasamos todo el Golfo de Urabá en lancha. 

FA: ¿Le pagaste a un coyote? Si es así, ¿cuánto le pagaste?

CA: Nosotros nunca le pagamos a un coyote. Nosotros pagamos trochas porque obviamente no podíamos atravesar 6 países de forma legal… pagábamos a los trocheros para pasar de un país a otro. Teníamos que confiar en ellos. Claro, siempre existía el temor de que nos robaran, de que nos mataran. En fin, nos tocó confiar y ya. Pagar y fe. Es todo. 

FA: ¿Cuánto tiempo te demoraste en cruzar la selva del Darién?

CA: No atravesé la selva del Darién en su totalidad. Los que atraviesan la selva en su totalidad son los que empiezan a cruzarla desde Capurganá… A mí el lanchero me trasladó de Necloclí a Carreto – Panamá… Llegué al campamento de unos indios panameños que son los guías. Pero ha pasado tanta gente que el camino ya está hecho, está marcado. Volviendo a la pregunta que me hiciste: crucé la selva en 2 días y medio. Los que la atraviesan desde Capurganá se demoran de 8 a 10 días. 

FA: ¿En el Darién llegaste a ver muertos o las atrocidades que describen las crónicas y documentales? 

CA: Yo vi un muerto, venezolano, en las orillas de un cerro. Pero no andaba con nosotros. Ese muerto tenía días allí. Cuando acampábamos siempre escuchábamos cuentos de que llegaban grupos delictivos a violar a las mujeres o a robar, pero gracias a Dios mi grupo atravesó sin novedad. Todo bien. 

FA: De los países que atravesaste ¿cuál sientes que fue el más difícil o el que puso más restricciones?

CA: Atravesamos Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México. El más difícil fue México; muchas restricciones… muchos carteles, secuestros, robos, aun teniendo la Visa de Tránsito que nos dio la misma Migración en la aduana de Uixtla. Visa que tiene una duración de 30 días para permanecer en territorio mexicano. Llegando a la frontera norte nos querían regresar a Guatemala… vivimos mucha angustia en ese momento, pero gracias a Dios no nos regresaron.

FA: ¿Estuviste en refugios? Si es así, comenta tu experiencia

CA: Estuve en dos refugios. Estuve en un refugio en Guatemala y uno en México. Todo normal. Los refugios son para dormir una noche. Uno llega con la ropa sucia. En estos refugios te aseas y te colocas la ropa que regalan allí. Nos atendieron bien. Nos dieron comida, medicina, atención, muy buena atención, pero es algo de paso, básicamente para no dormir en la calle. 

FA: ¿Cuánto tiempo te demoraste en llegar a Estados Unidos?

CA: Salí de San Carlos, Cojedes, Venezuela el lunes 30 de mayo y llegué a Texas – Estados Unidos el viernes 1 de julio de 2022. Es decir, me demoré 32 días. 

FA: ¿Por cuál estado mexicano atravesaste hacia los Estados Unidos? ¿Te tocó atravesar el polémico muro que empezó a construir el expresidente Donald Trump? 

CA: No. No atravesé el muro. Ese muro está por la parte de Arizona y Nuevo México, y yo atravesé la frontera por Piedras Negras. La misma Policía Federal de México nos dio un GPS (ubicación exacta por donde debíamos atravesar el Río Bravo) y gracias a esto no tuvimos que pagarle a un coyote. El río hay que atravesarlo caminando. La altura del río (en el momento en que lo cruzamos) estaba en 1.20 metros. Lo atravesamos sin problemas. 

FA: ¿Recomiendas este viaje o, por el contrario, recomiendas no hacerlo?

CA: Al que se sienta sano y fuerte, y quiera echarle bola al trabajo aquí; lo recomiendo. Pero a los que piensan venir con niños y mujeres embarazadas; no lo recomiendo.

FA: ¿Cuál es tu estatus migratorio? 

CA: Cometí el delito de entrar a territorio estadounidense de manera ilegal, por ello las autoridades migratorias de Texas me abrieron un expediente. Pero me liberaron al segundo día de mi ingreso pues saben que los venezolanos estamos huyendo. Así que me dieron una fecha de corte para que explique por qué ingresé de manera irregular para ver si aplico para asilo político, refugio o lo que se conoce como ayuda humanitaria. 

FA: Al día de hoy, miércoles 3 de agosto, tienes poco más de un mes de haber llegado a Estados Unidos, te pregunto: ¿crees que valió la pena tu travesía?

CA: Claro que sí, porque al segundo día que llegué a Orlando – Florida conseguí trabajo en un restaurante. La verdad gano poco, 13 dólares la hora. Trabajo 50 horas a la semana. Saca la cuenta. Estoy sacando 650 dólares semanales. También trabajo en un autolavado en la mañana. En fin, estoy ganando más de 3000 dólares al mes. Cosa que en Venezuela jamás iba a ganar. 

Nota: Entrevista realizada, vía WhatsApp, el 3 de agosto de 2022.

Ultimas Noticias